La dislexia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una dificultad para leer y para comprender lo que se lee. No está relacionado con problemas en la inteligencia, sino con la forma de procesar las letras y las palabras.

Sin embargo la dislexia, que afecta aproximadamente a un 10% de la población, está estrechamente relacionada con el fracaso escolar, ya que los niños con dislexia, pese a tener un cociente intelectual normal, presentan diferentes grados de discapacidad para leer, comprender lo que leen y escribir correctamente. 

 

EL TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA

La dislexia puede ser tratada, y los resultados que se obtienen suelen ser muy positivos. Para ello es fundamental conseguir un diagnóstico precoz  y conocer con precisión el tipo de dislexia que sufre el paciente.

El tratamiento de la dislexia debe ser completamente personalizado y adaptado a la edad y síntomas del paciente; cada niño sufrirá diferentes carencias y requerirá que se haga especial hincapié en distintos aspectos. La manera de superar la dislexia consiste básicamente en aprender a leer y escribir de nuevo, adaptando el ritmo de aprendizaje a las capacidades del niño.

Este es un trabajo muy duro para un niño de cualquier edad, y es muy fácil que pierdan el interés rápidamente o que se den por vencidos. Por ello, es primordial en todos los casos crear interés, motivar, y llevar a cabo la terapia con actividades que no resulten tediosas. El niño debe trabajar de forma constante, no solo en el aula sino en casa y debe recibir el apoyo de sus padres para realizar actividades que le permitan progresar y mantenerse motivado.

Los pedagogos y profesionales tienden a enfocar la detección y el tratamiento de una forma u otra en función de la edad. Los niños se inician normalmente con la escritura a los 5-6 años, de modo que se insiste en estas edades en prevenir dificultades futuras con ejercicios que activen la conciencia fonológica (rimas, dividir palabras en sílabas, etcétera)

Una de las mejores formas de trabajar con los niños es a través del juego y en experiencias multisensoriales. En el caso de la dislexia, utilizar juegos con letras y palabras es una forma divertida de que el niño realice actividades de refuerzo sin que lo perciba como tareas extra. 

 

EL PAPEL DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA

El apoyo con ayudas técnicas, que permiten el aprendizaje multisensorial, no sólo puede disminuir los casos de fracaso escolar entre estos niños, sino también mejorar su desarrollo y su salud, además de contribuir a la mejora del bienestar familiar. 

Nuestra App Cópiame, gratuita y sin publicidad, cumple perfectamente con todos los requisitos que anteriormente hemos mencionado por lo que :

  • Es una actividad altamente motivadora para los niños, en formato App que tanto les gusta.
  • Es 100% personalizable, de manera que se adapta perfectamente a las necesidades y progresos de cada niño. Permite crear y secuenciar el contenido que cada niño necesita.
  • Multisensorial, puesto que siempre se acompaña la grafía del texto con las propias voces de los niños o terapeutas y las imágenes que ellos mismos toman y les resultan más familiares.
  • Permite trabajar la conciencia fonológica a cualquier edad, tarea fundamental para iniciar cualquier tipo de tratamiento.
  • Perfecto para que las familias continúen en casa con el trabajo de los profesionales, puesto que los ejercicios creados para cada niño se pueden compartir gracias a nuestra “Comunidad Ymagina”

 

LA APP CÓPIAME COMO HERRAMIENTA EFICAZ PARA NIÑOS CON DISLEXIA

La App Cópiame de Ymagina ofrece a los profesionales de la educación tantas soluciones a la dislexia como niños tengan en sus aulas o gabinetes de logopedia. Las baterías de ejercicios que con esta App se pueden crear son ilimitables, aumentando su eficacia de forma exponencial cuando más se implica a los niños en la creación de las mismas (concepto flipped classroom). 

  • Grafía de vocales y consonantes en mayúscula y minúscula
  • Grupos silábicos, sinfones.
  • Familias de palabras, campos semánticos.
  • Reglas ortográficas, ortografía visual.
  • Rimas, discriminación fonética. 

Y todo ello en cualquier idioma y con cualquier acento.

Además, los ejercicios creados por estos profesionales de la educación pueden ser compartidos con las familias para que el trabajo de gabinete se vea reformado en ele entorno familiar, siempre tan necesario. 

En cualquier caso, para trabajar la dislexia en casa lo más importante es ser pacientes, seguir las recomendaciones del pedagogo que nos asesore e involucrarse en las actividades que realiza el niño. El apoyo de los padres es clave para conseguir que la dislexia no sea un problema a largo plazo para los hijos.

Después de dos años de trabajo estamos a punto de lanzar los Tachy, un juego de fichas que va a revolucionar la forma en que los niños juegan y aprenden con las tablets.

Para hacerlo posible nos rodeamos de los mejores profesionales del sector, un equipo multidisciplinar que abarca desde el diseño y publicación de las Apps hasta la propia fabricación de los Tachy.  Un equipo 100% español en el que volvemos a confiar después de haber trabajado con éxito en el lanzamiento de nuestro Lápiz Pedagógico.

Os vamos presentando:

La parte pedagógica de las Apps corren a cargo de Vanessa Navarro, en primer plano y Miguel Pomar, al fondo.
De la parte técnica se encargan Dolo García-Izquierdo  y Pablo Oramas, diseño Android e iOS respectivamente.
Nos falta en la foto Israel Jiménez que es quien se encarga de la parte estética y visual de las Apps, web. Se perdió la cena, que vamos a hacer…

El diseño de prototipos corre a cargo de Beatriz Biel, que es quien va dando forma a los bocetos iniciales con sus impresoras 3D.

Una vez definido el prototipo, Ismael Olmos se encarga de dar forma a los moldes con los que vamos a realizar los Tachys en este caso.

De la producción física de los Tachys se encargan Sofía y Eduardo Rupérez, que han aplicado auténtica I+D para conseguir un de proceso producción poco trabajado en España.

Y finalmente, Lorena Giménez es la responsable del packaging de los Tachy con el sello especial de StylePack.

Como ves, un gran equipo que ya tiene todo preparado para poner en marcha la maquinaria de los Tachy, el juego con el que los niños van a aprender como nunca.

¿Te sumas al equipo?  Te invitamos a participar en nuestra campaña de crowdfunding y formar parte de este gran Proyecto, que a partir de ahora también es el tuyo: Proyecto Ymagina

 

 

Una especialista en grafología explica que lo importante no es que la letra sea bonita o fea, sino legible para que le permita continuar al niño en su aprendizaje

El que sea una letra bonita o fea no depende de tener buena o mala letra, sino del nivel madurativo del niño y de factores como si une o no las letras, la presión que ejerce con el lápiz en el papel, si su movimiento es débil o no… Lo importante es que el niño tenga una letra lo suficientemente legible para seguir progresando en su aprendizaje.

Cristina López, presidenta del Círculo Hispanofrancés de grafología, asesora de Rubio y psicóloga, explica que no hay que acelerar el proceso de aprendizaje de la escritura porque en nuestro país se presupone que a los cuatro años los niños ya aprenden a escribir y, por su proceso madurativo, agilidad y dominio de la mano es muy pronto. «No hay que olvidar que la mano debe seguir las órdenes del cerebro y para tener una psicomotricidad fina hay debe estar preparado», asegura.

Muchos padres se enorgullecen cuando sus hijos comienzan a escribir pronto, pero, sin ellos, saberlo —tal y como señala esta experta en grafología—, esto puede conllevar problemas futuros, ya que el aprendizaje temprano genera que el pequeño no coja bien el lápiz, no escriba en la dirección correcta… vicios que son después más difíciles de corregir.

Para que los niños puedan mejorar su letra, esta experta recomienda:

Reducir el tiempo de uso de las nuevas tecnologías, o al menos, combinarlo con el manejo de otros juguetes que le permitan utilizar y mover el resto de músculos implicados en la escritura. El uso de las tabletas a edad temprana solo les permite utilizar un dedo para pulsar en la pantalla, lo que hace que no ganen la fuerza suficiente en el resto de los dedos de la mano y les dificulte, posteriormente, el manejo de un lápiz.

—Facilitarles útiles de escritura en función de su edad. Es conveniente comenzar por ofrecerles pintura de dedos, papeles, lapiceros, rotuladores, pinceles… siempre ajustados al tamaño de sus manos. Lo más normal es que lo pidan a partir del año para hacer garabatos y estos utensilios deben ser ligeros y cómodos para que puedan manejarlos con facilidad y les permitan asombrarse con lo que son capaces de hacer con ellos.

—Cuando son más mayores se les puede dejar pinturas de colores más cortas y gruesas para facilitar la sujección o algunos que son más ergonómicos con forma triangular y que facilitan el gesto de hacer la pinza con los dedos para sujetarlos y evitar, de este modo, que lo cojan con el puño.

—También la superficie donde pintan debe ser facilitadora: una pared empapelada, pizarras… que, además, les permite libertad de movimientos del brazo. Se debe perseguir que la escritura les guste, logrando que los primeros trazos sean agradables y divertidos.

—A partir de los 5 años se les puede dar un cuaderno de aprendizaje, pero siempre acorde a su nivel. A veces, estos cuadernos combinan letras con dibujos sencillos y divertidos, series, vaivenes, círculos…, que deben hacer siguiendo con un lápiz unos puntos, lo que les permitirá avanzar en el trazo. Lo importante a estas edades tan tempranas no es que aprendan las letras, sino las formas.

—Es importante estar pendiente de la presón que ejercen. Cuando son pequeños tienden a apretar mucho la punta del lápiz sobre el papel. Es una buena señal porque indica que están poniendo interés y se esfuerzan en lo que hacen. No obstante, poco a poco, hay que invitarle a que presione menos para que pueda tener mayor libertad de movimiento en la mano y progrese adecuadamente.

—Hay casos en que los niños padecen hipotonía (un tono muscular inferior al normal) y hay que ayudarles para que realicen mayor presión al escribir y que su grafía sea más estable. En algunos casos necesitan ejercicios de psicomotricidad.

Cristina López recalca que los maestros son los primeros en educar y reeducar en la escritura, no los padres. «Los expertos en la materia reeducamos cuando hay dificultades o algún trastorno que le haga al niño ir más lento de lo habitual. Observo en muchos casos que, cada vez más, empiezan a escribir con letras mayúsculas, lo que hace que no presten atención a la lateralidad de las letras y comiencen a escribirlas por donde quieren, no de arriba a bajo, lo que hace que su letra no sea buena. Para estos casos es bueno que los niños usen cuadernos que estén indicados para personas mayores o con problemas cognitivos, ya que incluyen grafía y diversas actividades lúdicas, no solo copiar palabras, lo que para un niño puede suponer un divertimento mientras aprende y no lo asuma como el típico castigo de copiar varias veces la misma palabra hasta escribirla bien. Lo importante —advierte— no es que el niño tenga una letra bonita, sino lo suficientemente legible para que pueda seguir progresando en su aprendizaje».

Artículo de 

Publicado en ABC Educación

 

Si su hijo tiene disgrafía o usted cree que podría tener disgrafía, tal vez se pregunte cómo ayudarlo.

No existe medicación para la disgrafía. No obstante, hay terapias y estrategias educativas que pueden abordar las dificultades de su hijo con la escritura. La tecnología de asistencia (AT, por sus siglas en inglés) también puede ayudar. Además, existen muchas cosas que usted puede hacer en la casa para mejorar las habilidades relacionadas con la escritura y fomentar que su hijo escriba.

Instrucción y apoyos para la disgrafía

La escritura es un proceso complicado que involucra muchas habilidades. No existen enfoques de enseñanza o programas específicos para la disgrafía. Sin embargo, eso no significa que los maestros no puedan ayudar a los estudiantes que tienen problemas para escribir.

Existen técnicas de enseñanza específicas para ayudar a los chicos con disgrafía (también pueden ayudar a otros que tengan dificultades para escribir). Los maestros elegirán las estrategias a usar, basados en los desafíos específicos del estudiante.

Los desafíos de la escritura a menudo están relacionados con dificultades para leer. Muchos chicos con disgrafía también tienen dislexia, y para escribir bien puede que necesiten trabajar en habilidades básicas de lectura como decodificar.

La decodificación es especialmente importante para la ortografía. Así que, para mejorar esta habilidad, los maestros podrían enfocarse en:

  • Las relaciones entre sonidos y las letras que los representan
  • Los patrones de sílabas
  • Las relaciones entre significados y grupos de letras

Los chicos con disgrafía no perciben de forma natural las reglas de la escritura. Es por ello que los maestros usan la instrucción explícita para ayudarlos a aprender esas reglas. Por ejemplo, podrían enseñarles dónde colocar los verbos y los sustantivos en una oración, y cómo y cuándo usar la puntuación.

También podrían enseñar a los estudiantes una señal o pista que los ayude a recordar cuáles son las partes de un tipo particular de escritura, como una historia (esto se llama mnemotecnia). Los maestros podrían entregar a los estudiantes un organizador gráfico para ayudarlos a planear un ensayo.

Un área en la que los chicos con disgrafía a menudo tienen problemas es la transcripción. Esta extensa habilidad incluye la escritura a mano, la mecanografía y la ortografía.

Los maestros pueden usar las técnicas multisensoriales para ayudar a los chicos a mejorar en esa área. La tecnología de asistencia para la escritura también puede ayudar a desarrollar habilidades y a evitar áreas deficientes.

Además, hay varias adaptaciones para la disgrafía que se usan en el aula. Estas incluyen tiempo extendido, esquemas hechos por el maestro para tomar apuntes y contestar las preguntas del examen de manera oral, en lugar de por escrito.

Terapias para la disgrafía

Algunos chicos con disgrafía tienen problemas con el acto físico de escribir. La terapia ocupacional a menudo puede ayudar con esto. Los terapeutas pueden ayudar a mejorar la fuerza de la mano y la coordinación motora fina necesaria para teclear y escribir a mano. También podrían ayudar a los chicos a aprender la posición del brazo y la postura corporal correcta para escribir.

La terapia educacional puede ayudar a los chicos con otros aspectos de la escritura, y los terapeutas pueden enseñar estrategias para que los chicos eviten sus puntos débiles.

Ellos podrían enseñar a los chicos a tener conversaciones positivas consigo mimos para manejar los retos con la escritura. Podrían ayudar a los chicos a establecer metas razonables y relevantes para la escritura. Y además mostrarles cómo dar seguimiento del progreso de sus metas con herramientas visuales. Estas estrategias ayudan a los chicos a abordar las tareas de escritura de maneras que reduzcan la frustración.

Tratamiento para condiciones coexistentes

Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención a menudo tienen más de una condición al mismo tiempo. Es común que los chicos con disgrafía también tengan TDAH, ansiedad y/o depresión. Además, la dislexia a menudo coexiste con la disgrafía.

El tratamiento para el TDAH como el uso de medicación no ayuda directamente con la disgrafía. Pero tratar los síntomas del TDAH, como la falta de concentración, puede ayudar a reducir algunos de los problemas que los chicos tienen al escribir. Lo mismo sucede con los medicamentos ansiolíticos y antidepresivos.

La terapia para estas condiciones también puede ayudar, lo cual incluye la terapia cognitivo-conductual y la terapia conductual.

La dislexia y la disgrafía son muy diferentes, pero hay mucha coincidencia entre ambas. Trabajar en los problemas para leer también puede ayudar con las dificultades para escribir, y viceversa. Existen una serie de enfoques y programas para enseñar a los chicos con dislexia a leer.

Maneras de ayudar en casa

Hay muchas maneras en las que usted puede ayudar a su hijo a desarrollar habilidades para la escritura en la casa. Pruebe los adaptadores de lápices y otras herramientas que faciliten la escritura. Descargue herramientas para ayudar con la escritura a mano y organizadores gráficos para ayudar con las tareas escritas.

 

Leído en: Understood.org

Investigadoras de EE.UU. han desarrollado un estudio de cuatro años con niños de Sudáfrica, Etiopía y EE.UU. que demuestra los efectos positivos en la alfabetización de darles tabletas con aplicaciones educativas. En concreto, niños de Etiopía de entre 4 y 11 años mostraban un conocimiento del inglés similar al de los estadounidenses al entrar a la guardería. 

Durante los últimos cuatro años, investigadoras del MIT (Massachusetts Institute of Technology), la Universidad de Tufts (Boston) y la Universidad Estatal de Georgia (todas de EE.UU.) han llevado a cabo un estudio para determinar si tabletas cargadas con aplicaciones de alfabetización podrían mejorar la preparación para la lectura de los niños pequeños que viven en comunidades con dificultades económicas.

Esta semana, informa MIT News, han presentado los resultados de las tres primeras implementaciones de su sistema, a través de la ONG Curious Learning, creada al efecto. En los tres casos, el rendimiento de los participantes en pruebas estandarizadas de preparación para la lectura indica que el uso de la tableta es eficaz.

Los ensayos examinaron una amplia gama de entornos educativos. Uno se fijó en un par de aldeas rurales de Etiopía sin escuelas y sin cultura escrita; otro, en una escuela de un suburbio de Sudáfrica con una proporción de alumnos por maestro de 60 a 1; y el otro se realizó en una escuela rural de EE.UU. con estudiantes de bajos ingresos predominantemente.

Alfabetización digital Ymagina

Tanto en África como en EE.UU. los estudiantes mejoraron notablemente tras usar las tabletas. Según Cynthia Breazeal, profesora de MIT, y primera autora de la investigación, hay muchas aplicaciones destinadas a niños de ocho años, pero muy pocas para niños más pequeños. Según la teoría de Maryanne Wolf, directora del Centro de Investigación sobre la Lectura y el Lenguaje de Tufts, la capacidad de leer, a diferencia de la capacidad de procesar el lenguaje hablado, no está codificada en nuestros genes. En consecuencia, la formación temprana es esencial para el establecimiento de la maquinaria neurológica de la que depende la propia capacidad para la alfabetización.

El sistema de las investigadoras consiste en una tableta de bajo coste que utiliza el sistema operativo Android. Las investigadoras buscaron las aplicaciones de lectura y escritura disponibles para niños pequeños, e identificaron varios cientos con la calidad suficiente. Los investigadores también desarrollaron su propia interfaz para las tabletas, que otorga a los usuarios acceso sólo a las aplicaciones educativas aprobadas. Recibieron tabletas niños de edades comprendidas entre 4 y 11 años.

Las investigadoras no explicaron deliberadamente cómo funcionaban las aplicaciones, porque el objetivo es hacerlas llegar a 100 millones de niños, y sería imposible explicárselo a todos. Había protocolos preparados para el caso de que no supieran manejarlas, pero en Etiopía por ejemplo, los niños tardaron minutos.

Resultados

Los niños de Etiopía no habían tenido acceso antes al inglés hablado ni a ninguna lengua escrita. Tras un año usando las tabletas, se evaluó su comprensión de aproximadamente 20 palabras de inglés oral, tomadas al azar de aplicaciones cargadas en las tabletas. Más de la mitad de los estudiantes sabía al menos la mitad de las palabras, y todos los estudiantes sabían al menos cuatro.

Cuando se les presentaba una cadena de letras romanas en un orden aleatorio, el 90 por ciento podía identificar por lo menos 10 de ellas, y todos los niños podían suministrar los sonidos correspondientes a al menos dos de ellos. Además, el 35 por ciento de los niños podía reconocer por lo menos una palabra en inglés al verla. Estas cifras más o menos concuerdan con las de los niños que entran en un jardín de infancia en los EE.UU.

En Sudáfrica y EE.UU. los niños también mejoraban notablemente su conocimiento sobre las palabras y los sonidos del habla. Las investigadoras están realizando nuevos estudios en Uganda, Bangladesh, India y EE.UU. En total son 2.000 los niños que han usado las tabletas.

El equipo se centra ahora en determinar qué aplicaciones usan más los niños y cuáles correlacionan mejor con la alfabetización. También están buscando socios para poner en marcha programas piloto de mayor tamaño, con entre 5.000 y 10.000 niños.

«En las últimas dos décadas, los programas de computadoras portátiles se han extendido ampliamente, pero también lo ha hecho el debate acerca de si son rentables y beneficiosos para los resultados educativos», dice Zheng, profesora de tecnología educativa, en la nota de prensa de la universidad. «Creo que esta tecnología, si se aplica correctamente, vale la pena el coste y el esfuerzo, ya que eleva los logros del estudiante, mejora el compromiso y el entusiasmo entre los estudiantes, mejora las relaciones entre profesores y estudiantes y promueve habilidades del siglo XXI, como el dominio de la tecnología y la resolución de problemas.»

Algunos estudiosos preveían que los ordenadores tendrían un efecto neutral sobre el aprendizaje, igual que la radio, el cine o la televisión. «Sólo con poner un ordenador portátil delante de cada estudiante no se les ayuda», dice Zheng. «La tecnología no debe aplicarse sólo por la tecnología».

Pero los programas en los que hay apoyo de y a los profesores, sí que pueden mejorar los resultados educativos. Además, mejoran la escritura de los estudiantes.

 

Por Carlos Gómez, en TENDENCIAS 21

Filósofos, escritores, científicos, pedagogos… grandes hombres y mujeres de todos los tiempos han visto la educación como el motor que mueve y moverá el mundo. Os dejamos 15 frases célebres que invitan y obligan a la reflexión.

  1. «Un niño puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea». Paulo Coelho, novelista y escritor brasileño.
  2. «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo». Benjamín Franklin (1706-1790), científico y político, fue uno de los llamados Padres Fundadores de los EE. UU.
  3. «La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo». Nelson Mandela (1918-2013), azote del régimen racista del apartheid, se convirtió en el primer presidente negro de Suráfrica.
  4. «El objetivo principal de la educación es crear personas capaces de hacer cosas nuevas y no simplemente repetir lo que otras generaciones hicieron». Jean Piaget (1896-1980), psicólogo y biólogo suizo autor de ‘La teoría del aprendizaje’.
  5. «Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres». Pitágoras (569-475 a. C.), filósofo y matemático griego.
  6. «El arte supremo del maestro es despertar el placer de la expresión creativa y el conocimiento». Albert Einstein (1897-1955), físico alemán, padre de la teoría de la relatividad.
  7. «Los educadores, más que cualquier otra clase de profesionales, son los guardianes de la civilización». Bertrand Russell (1872-1970), filósofo y matemático británico.
  8. «Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí». Confucio (551- 478 a. C.), filósofo chino.
  9. «Esta es nuestra obligación hacia el niño: darle un rayo de luz, y seguir nuestro camino». María Montessori (1870-1952), educadora y pedagoga italiana, que renovó la enseñanza.
  10. «Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no qué pensar». Margaret Mead (1901-1978), antropóloga estadounidense.
  11. «Los ejemplos corrigen mucho mejor que las reprimendas”. Voltaire (1694-1778), filósofo francés.
  12. «Educad para la convivencia. Educad para adquirir conciencia de la justicia. Educad en la igualdad para que no se pierda un solo talento por falta de oportunidades». Josefina Aldecoa (1926-2011), escritora y educadora española.
  13. «El amor a los niños enseña más caminos al que enseña que la pedagogía». Gabriela Mistral (1889-1957), poetisa y pedagoga chilena.
  14. «La educación no es llenar un cubo, sino encender un fuego”. William Butler Yeats (1865-1939), poeta y dramaturgo irlandés.
  15. «Un sistema escolar que no tenga a los padres como cimiento es igual que una cubeta con un agujero en el fondo». Jesse Jackson (1941-1962), activista por los derechos civiles en EE. UU.

niños corriendo

Numerosos estudios demuestran que el uso en las clases de pizarras digitales, internet y tablet puede mejorar la enseñanza, crear otra dinámica pedagógica y una mayor participación del alumnado en el proceso de aprendizaje, mejorar la autoestima del alumnado y el trabajo cooperativo del profesorado.

Las TIC, que se presentan como un complemento de la enseñanza tradicional, están empezando a desembarcar en las aulas españolas con promesas y retos importantes. La pizarra de toda la vida se convierte en una que funciona vinculada a un ordenador y a un proyector; el cuaderno y el bolígrafo son sustituidos por el ordenador o un tablet PC, que es portátil, tiene wi-fi y reconoce la escritura manual. Los libros de papel ceden paso a los digitales.

Uso del iPad en Educación Infantil

Uso del iPad en Educación Infantil con Ymagina

Diversos proyectos y pruebas que se están realizando en España ayudan a perfilar la profundidad del cambio que supone el salto a una escuela que apueste por el uso cotidiano de la tecnología del siglo XXI. Es un cambio que llevará su tiempo y que aquí, como en muchos otros países, están explorando algunos centros.

Matic, un estudio sobre el aprendizaje de niños de 3 años realizado por Toshiba y La Salle Bonanova, un centro que ya incorpora muchos elementos de tecnología en algunas aulas, evaluó y comparó durante tres meses la evolución de 52 niños en el aprendizaje de los números, con alumnos que seguían el sistema tradicional y otros que aprendían sólo con las TIC, un Tablet PC por alumno, una pizarra interactiva y un profesorado preparado específicamente. El alumnado del aula TIC, que partía con una evaluación media de 3,4, acabó con una media de 8,5. Los pequeños sin TIC partían de una evaluación media de 4,7 y acabaron en 6,9. Todos los TIC superaron la evaluación final. De los otros, aprobó un 83%.

El estudio concluye que los alumnos Matic demostraron una actitud más entregada a las actividades escolares y trabajaron más motivados y atentos: se convirtieron en alumnos más autónomos, atrevidos y curiosos. Miquel Àngel Barrabeig, director del campus La Salle, concluye que «con todos los datos analizados, podemos decir que las nuevas tecnologías son útiles y que permiten conseguir los objetivos formativos en menos tiempo y de una mejor forma».

 

Publicado en «La Vanguardia»

Elena Martí (Catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad Autónoma de Madrid)  reflexiona en eudforics.com sobre la importancia de la  familia en el uso de las TIC en la primera infancia:

 

copiame Ymagina

Afortunadamente va aumentando la conciencia de los progenitores de la influencia de las TIC en el desarrollo y el aprendizaje de sus hijos e hijas. Sin embargo, el conocimiento riguroso sobre estos procesos no avanza al mismo ritmo, lo que a veces dificulta orientar a las familias en este ámbito de su tarea. Por ello, consideramos muy interesante el estudio que recientemente (2015) ha publicado la Comisión Europea: Young Children (0-8) and Digital Thecnology.

Los primeros años del desarrollo son esenciales para entender cómo las tecnologías van integrándose en las actividades cotidianas de los niños y niñas.
Este informe ha sido coordinado por el Joint Research Centre y realizado por expertos investigadores de universidades de siete países, seis de ellos de la Unión Europea (Alemania, Bélgica, Finlandia, Italia, República Checa) y Rusia. En una segunda fase del estudio se han llevado a cabo otros 12 estudios nacionales, cuyos resultados conjuntos todavía no se han publicado. No obstante, hemos podido tener acceso al caso español del que comentaremos también algunas conclusiones dado nuestro especial interés por el contexto cultural iberoamericano (Matsumoto, Aliagas, Morgade, Correro, Galera, Roncero & Poveda, 2016).

Comprender mejor por qué los progenitores promueven determinados usos de las tecnologías digitales con sus hijos e hijas debe servir para ayudar a las familias y a la sociedad en general a sacar el máximo partido de estas valiosas herramientas. Este es el valor social del conocimiento.

El objetivo de esta investigación transnacional ha sido analizar qué usos hacen niños y niñas entre cero y ocho años de las tecnologías digitales (teléfonos móviles, tabletas, ordenadores y juegos), así como la mediación que los progenitores llevan a cabo en estos usos y la conciencia que tienen de las oportunidades y riesgos que con ello ofrecen.

El estudio utilizó una metodología cualitativa. En concreto se realizaron entrevistas a 81 familias y 130 niños de 0 a 8 años, siguiendo un mismo protocolo de observación que incluía preguntas y actividades conjuntas de toda la familia con los investigadores y otras por separado con los progenitores o los niños (JRC, 2015; Dreier et al, 2015). La metodología utilizada es precisamente uno de los valores del informe. Contamos con bastantes datos cuantitativos recogidos a través de encuestas, sin embargo son muy poco frecuentes los que, como en este caso, permiten una comprensión más amplia a través de las entrevistas en profundidad. La complementariedad entre ambas aproximaciones metodológicas es sin duda una riqueza.

Otro de los aspectos destacables del informe es el tramo de edad estudiado. Hasta ahora la mayoría de los trabajos de escala nacional e internacional se han venido centrando en etapas posteriores. Sin embargo, los primeros años del desarrollo son esenciales para entender cómo las tecnologías van integrándose en las actividades cotidianas de los niños y niñas. En estos años se producen avances clave en la construcción del desarrollo infantil en los que el papel de los progenitores y de los hermanos mayores es fundamental.

La última característica del estudio que querríamos destacar es la valiosa aportación de las recomendaciones que ofrece tanto para las familias como para las administraciones y otros sectores implicados en la producción y difusión de las TIC. No se trata por tanto de una investigación tan solo de carácter básico sino ante todo aplicado. Comprender mejor por qué los progenitores promueven determinados usos de las tecnologías digitales con sus hijos e hijas debe servir para ayudar a las familias y a la sociedad en general a sacar el máximo partido de estas valiosas herramientas. Este es el valor social del conocimiento.

La premisa que subyace en el estudio es que las concepciones que los progenitores tienen acerca de las ventajas y los riesgos de las TIC explican en gran medida los usos que favorecen o prohíben. De ahí que en las entrevistas se preste especial atención a explorar estas ideas, que se contrastan dentro de lo posible con las de sus hijos.

Las TIC son un elemento importante, pero no dominante, en la vida de los niños y niñas.

Uno de los riesgos de los que mayor conciencia tienen los progenitores es que el tiempo dedicado a las TIC pueda reducir otras actividades de ocio necesarias para un adecuado desarrollo. Los datos muestran que las TIC son un elemento importante, pero no dominante, en la vida de los niños y niñas. El uso de las tecnologías digitales está equilibrado con otras muchas actividades, que incluyen el juego en la calle y otros juegos domésticos no digitales, en especial cuando los progenitores las promueven. Es importante enfatizar la importancia de garantizar un tiempo de ocio amplio y diversificado. Cuando se favorecen distintas aficiones los niños son los primeros en querer ejercerlas. Lo que hay que cuidar son los primeros momentos en los que se crea el lazo emocional con esa actividad ayudando a que se viva como una experiencia estimulante y satisfactoria y no como una mera obligación.

El acceso a contenidos inapropiados es también un riesgo al que aluden las familias. En este caso el temor tiene más fundamento, ya que los usos on line implican problemas con los pop ups y los in-app de compras, como explican los propios menores participantes en el estudio. Los adultos están más preocupados por el acceso a la violencia y al lenguaje soez que a la sexualidad o a posibles contactos sociales inadecuados. La mayoría de los progenitores intenta limitar estos contenidos vigilando las descargas e instalaciones de los dispositivos de sus hijos, pero hay que tener en cuenta que los niños también utilizan a menudo los móviles de los adultos.

Por otra parte, estos miedos llevan a limitar a los niños y niñas de estas edades el uso on-line de las tecnologías, lo que a su vez tiene desventajas. Como se señala en el informe español, las tecnologías digitales son herramientas de comunicación y como tales deben ser también utilizadas por quienes están incorporándolas en sus prácticas sociales. Al limitar el acceso internet y a otras actividades on line, puede que los progenitores estén sacrificando la quintaesencia de los media digitales (la conectividad on line), y retrasando simplemente las experiencias de sus hijos e hijas. Un uso inicialmente conjunto y un seguimiento y supervisión continuados podrían permitir ir iniciando a los pequeños en estas prácticas en un contexto controlado.

Es necesario compartir desde el principio con los niños los argumentos de los límites que establecemos y las actividades que promovemos en el uso de las TIC.

En último término, este difícil equilibrio entre autonomía y supervisión es la constante en todo proceso de desarrollo y sabemos que la meta es ayudar a que los menores sean progresivamente más capaces de autorregular su comportamiento, en este caso los usos de las TIC. Entre las familias estudiadas se observan algunas iniciativas interesantes dirigidas a que los propios niños y niñas vayan controlando sus horarios en los tiempos de ocio, realizando un traspaso de control ajustado a las características de cada hijo. La autorregulación de los contenidos conlleva, como en el caso de cualquier otra norma, conseguir que el menor entienda la razón que la sustenta. Es necesario compartir desde el principio con los niños los argumentos de los límites que establecemos y las actividades que promovemos en el uso de las TIC, incluso cuando pensamos que no las pueden entender y hay que trasmitirles que confiamos en ellos, haciéndoles cómplices de los compromisos adquiridos.

La regulación del uso de las TIC será mucho más útil y adecuada si se comparte por las distintas figuras que ejercen influencia educativa sobre los menores. El informe ilustra interesantes ejemplos de la interacción de los niños con sus abuelos en actividades mediadas por las tecnologías y también la positiva repercusión de los acuerdos establecidos por los progenitores de familias cuyos hijos juegan juntos que refuerzan claramente el fundamento de las normas ante ellos. Los hermanos mayores constituyen asimismo una fuente de aprendizaje muy relevante. Son modelos para los más pequeños y a veces ayudan a estos en la iniciación a su uso de una forma más ajustada que las de los adultos.

La naturalidad con la que los niños y las niñas de hoy en día interaccionan con las tecnologías, no debe hacernos olvidar que estos menores, como todo sujeto en desarrollo, “se inician” en uso de las TIC por los procesos que se llevan a cabo en cualquier práctica social: el aprendizaje de nuevas competencias a través de la interacción con otros en un contexto regulado socialmente. Las TIC son “naturales” en tanto en cuanto forman parte indisociable de la vida cotidiana de estos niños, pero son un producto cultural y, como tal, su uso se aprende, ya sea de forma incidental o deliberada. En este sentido nos parece muy sugerente la reflexión que plantea el equipo de investigadores alemán:

“Si se tiene en cuenta que los niños no aprenden naturalmente el uso avanzado, seguro y autónomo de las nuevas tecnologías, no se les puede describir como Nativos Digitales solitarios y no se les puede considerar como tales. Por tanto, como en todas las otras dimensiones del aprendizaje, es muy necesaria la guía de los padres, los cuidadores y los docentes” (JCR, 2015, p. 13)

También sería ingenuo pensar que los progenitores, por el hecho de serlo, saben cómo realizar adecuadamente este acompañamiento. El estudio pone de manifiesto que el nivel de conciencia de las ventajas y los inconvenientes difiere notablemente entre las familias. Por ello, las sugerencias que se ofrecen en los documentos, de las que aquí solo hemos hecho breves apuntes, podrían orientar intervenciones planificadas y sistemáticas de los responsables de este ámbito educativo.

Referencias

JRC (2015). Young children and digital technology: A qualitative exploratory study; 2015-2nd. Consultado el 22 de marzo de 2016 en http://publications.jrc.ec.europa.eu/repository/handle/JRC93239
Matsumoto, M., Aliagas, C., Morgade, M., Correro, C., Galera, N., Roncero, C. & Poveda, D. (2016). Young children and digital technology: A qualitative exploratory study. National report: Spain. Consultado el 22 de marzo, de 2016 en https://repositorio.uam.es/handle/10486/669336

Elena Martín

La revista Educación 3.0 nos ha distinguido como App destacada del mes de diciembre en su edición digital.

Nos alegra enormemente comprobar la gran acogida que esta teniendo nuestra aplicación tanto en colegios como en los foros  de educación más prestigiosos de habla hispana.

2015-12-17 12.15.39

El iPad en el aula: cómo aprovechar un solo iPad para toda una clase
Cuando hablamos de usar el iPad en el aula solemos referirnos al escenario en que cada alumno tiene su propio dispositivo. Parece que si no nos dan un iPad por alumno no hay nada que hacer.

Desde mi experiencia personal he comprobado que los mejores resultados, casi siempre, ocurren cuando dejamos que dos alumnos colaboren con un dispositivo para realizar una tarea.

Está claro que con un poquito de iniciativa puede conseguirse muchísimo y me ha encantado este ejemplo del imprescindible blog Edutopia que quiero compartir contigo. En la experiencia se usa un iPad, pero podríamos hablar de cualquier Tablet, teléfono u ordenador.

El vídeo está en inglés y como siempre resumo a continuación el contenido más interesante del artículo, que es toda una fuente de ideas para aplicar en tu aula:

Un solo iPad en el aula

Kristin Weller es profesora en la Universidad de Florida y nos comenta su experiencia en una clase en la que encontró la manera de hacer que todos los alumnos pudieran sacarle partido al iPad.

Lo primero que hizo fue dominar la App Show-Me que permite crear vídeos sencillos en muy poco tiempo, al estilo Khan Academy. Con esta App podemos grabar un vídeo de lo que vamos dibujando en la pantalla del iPad mientras hablamos.

Gracias a esta herramienta Kristin creó tutoriales que compartió con sus alumnos para que les sirvieran de ayuda cuando no estuvieran en clase con ella.

Los alumnos realizan vídeos explicando cómo solucionar problemas matemáticos

Una vez dominada la herramienta comenzó a pensar en formas de aprovecharla más intensamente en sus clases y decidió que los alumnos crearían sus propios vídeos: agrupó a los alumnos en parejas en función de la confianza que tenían para resolver un tipo de problema matemático. La idea era que en cada pareja coincidiera un alumno confiado con uno que se sintiera menos seguro al resolverlos.

Con el iPad por turnos, el alumno más confiado de la pareja explicaba a su compañero cómo resolver el problema y esa explicación quedaba grabada en el iPad. Al acabar era el turno del otro estudiante que le explicaba cómo resolver el problema paso a paso a su compañero. Cuando una pareja había terminado, el iPad pasaba a la siguiente y se repetía el proceso de nuevo con los mismos problemas o parecidos. Mientras tanto el resto de alumnos trabajaba con papel y lápiz resolviendo problemas del mismo tipo.

Exponer el trabajo en la pizarra digital

Al acabar, la profesora proyectaba en la pizarra digital algunos de los vídeos que los alumnos habían grabado, se trataba de una nueva oportunidad para que otros alumnos de la clase pudieran ver una explicación diferente sobre cómo resolver el mismo problema.

Beneficios de la experiencia

Aunque la idea de trabajar con los alumnos en parejas no es nueva, lo cierto es que es una magnífica forma de sacar partido a la situación y Kristin destaca en el post una serie de beneficios:

Los alumnos explican paso a paso cómo resolver el problema mientras realizan la grabación aumentando su comprensión de las matemáticas.
Aprenden a analizar el trabajo de los demás y participar en debates sobre las diferentes maneras de resolver problemas.
Usar el iPad aumenta el compromiso y la participación.
Los alumnos están más motivados en demostrar lo que saben y aprenden a proporcionar ayuda a sus compañeros en los pasos más difíciles.
Los vídeos producidos por los alumnos son una forma de evaluación formativa.
En palabras de la propia Kristin:

“Tener sólo un solo iPad en el aula no ha limitado mi capacidad de utilizar la tecnología de manera efectiva con mis alumnos. Es una gran herramienta para el análisis de lo que mis estudiantes saben y pueden hacer, y que sin duda aumenta su participación, la motivación y el éxito en la clase de matemáticas.”

Espero tus comentarios sobre esta y otras experiencias que puedas conocer. ¡Hasta la próxima semana!

Podéis leer el artículo original, en inglés, aquí. Edutopía: Blended Learning: Working With One iPad

 

Leído en   «aprenderenelsiglo21.com»