,

Puedes mejorar la escritura de tu hijo con sencillos trucos

Una especialista en grafología explica que lo importante no es que la letra sea bonita o fea, sino legible para que le permita continuar al niño en su aprendizaje

El que sea una letra bonita o fea no depende de tener buena o mala letra, sino del nivel madurativo del niño y de factores como si une o no las letras, la presión que ejerce con el lápiz en el papel, si su movimiento es débil o no… Lo importante es que el niño tenga una letra lo suficientemente legible para seguir progresando en su aprendizaje.

Cristina López, presidenta del Círculo Hispanofrancés de grafología, asesora de Rubio y psicóloga, explica que no hay que acelerar el proceso de aprendizaje de la escritura porque en nuestro país se presupone que a los cuatro años los niños ya aprenden a escribir y, por su proceso madurativo, agilidad y dominio de la mano es muy pronto. «No hay que olvidar que la mano debe seguir las órdenes del cerebro y para tener una psicomotricidad fina hay debe estar preparado», asegura.

Muchos padres se enorgullecen cuando sus hijos comienzan a escribir pronto, pero, sin ellos, saberlo —tal y como señala esta experta en grafología—, esto puede conllevar problemas futuros, ya que el aprendizaje temprano genera que el pequeño no coja bien el lápiz, no escriba en la dirección correcta… vicios que son después más difíciles de corregir.

Para que los niños puedan mejorar su letra, esta experta recomienda:

Reducir el tiempo de uso de las nuevas tecnologías, o al menos, combinarlo con el manejo de otros juguetes que le permitan utilizar y mover el resto de músculos implicados en la escritura. El uso de las tabletas a edad temprana solo les permite utilizar un dedo para pulsar en la pantalla, lo que hace que no ganen la fuerza suficiente en el resto de los dedos de la mano y les dificulte, posteriormente, el manejo de un lápiz.

—Facilitarles útiles de escritura en función de su edad. Es conveniente comenzar por ofrecerles pintura de dedos, papeles, lapiceros, rotuladores, pinceles… siempre ajustados al tamaño de sus manos. Lo más normal es que lo pidan a partir del año para hacer garabatos y estos utensilios deben ser ligeros y cómodos para que puedan manejarlos con facilidad y les permitan asombrarse con lo que son capaces de hacer con ellos.

—Cuando son más mayores se les puede dejar pinturas de colores más cortas y gruesas para facilitar la sujección o algunos que son más ergonómicos con forma triangular y que facilitan el gesto de hacer la pinza con los dedos para sujetarlos y evitar, de este modo, que lo cojan con el puño.

—También la superficie donde pintan debe ser facilitadora: una pared empapelada, pizarras… que, además, les permite libertad de movimientos del brazo. Se debe perseguir que la escritura les guste, logrando que los primeros trazos sean agradables y divertidos.

—A partir de los 5 años se les puede dar un cuaderno de aprendizaje, pero siempre acorde a su nivel. A veces, estos cuadernos combinan letras con dibujos sencillos y divertidos, series, vaivenes, círculos…, que deben hacer siguiendo con un lápiz unos puntos, lo que les permitirá avanzar en el trazo. Lo importante a estas edades tan tempranas no es que aprendan las letras, sino las formas.

—Es importante estar pendiente de la presón que ejercen. Cuando son pequeños tienden a apretar mucho la punta del lápiz sobre el papel. Es una buena señal porque indica que están poniendo interés y se esfuerzan en lo que hacen. No obstante, poco a poco, hay que invitarle a que presione menos para que pueda tener mayor libertad de movimiento en la mano y progrese adecuadamente.

—Hay casos en que los niños padecen hipotonía (un tono muscular inferior al normal) y hay que ayudarles para que realicen mayor presión al escribir y que su grafía sea más estable. En algunos casos necesitan ejercicios de psicomotricidad.

Cristina López recalca que los maestros son los primeros en educar y reeducar en la escritura, no los padres. «Los expertos en la materia reeducamos cuando hay dificultades o algún trastorno que le haga al niño ir más lento de lo habitual. Observo en muchos casos que, cada vez más, empiezan a escribir con letras mayúsculas, lo que hace que no presten atención a la lateralidad de las letras y comiencen a escribirlas por donde quieren, no de arriba a bajo, lo que hace que su letra no sea buena. Para estos casos es bueno que los niños usen cuadernos que estén indicados para personas mayores o con problemas cognitivos, ya que incluyen grafía y diversas actividades lúdicas, no solo copiar palabras, lo que para un niño puede suponer un divertimento mientras aprende y no lo asuma como el típico castigo de copiar varias veces la misma palabra hasta escribirla bien. Lo importante —advierte— no es que el niño tenga una letra bonita, sino lo suficientemente legible para que pueda seguir progresando en su aprendizaje».

Artículo de 

Publicado en ABC Educación

 

, ,

Opciones de tratamiento para la disgrafía

Si su hijo tiene disgrafía o usted cree que podría tener disgrafía, tal vez se pregunte cómo ayudarlo.

No existe medicación para la disgrafía. No obstante, hay terapias y estrategias educativas que pueden abordar las dificultades de su hijo con la escritura. La tecnología de asistencia (AT, por sus siglas en inglés) también puede ayudar. Además, existen muchas cosas que usted puede hacer en la casa para mejorar las habilidades relacionadas con la escritura y fomentar que su hijo escriba.

Instrucción y apoyos para la disgrafía

La escritura es un proceso complicado que involucra muchas habilidades. No existen enfoques de enseñanza o programas específicos para la disgrafía. Sin embargo, eso no significa que los maestros no puedan ayudar a los estudiantes que tienen problemas para escribir.

Existen técnicas de enseñanza específicas para ayudar a los chicos con disgrafía (también pueden ayudar a otros que tengan dificultades para escribir). Los maestros elegirán las estrategias a usar, basados en los desafíos específicos del estudiante.

Los desafíos de la escritura a menudo están relacionados con dificultades para leer. Muchos chicos con disgrafía también tienen dislexia, y para escribir bien puede que necesiten trabajar en habilidades básicas de lectura como decodificar.

La decodificación es especialmente importante para la ortografía. Así que, para mejorar esta habilidad, los maestros podrían enfocarse en:

  • Las relaciones entre sonidos y las letras que los representan
  • Los patrones de sílabas
  • Las relaciones entre significados y grupos de letras

Los chicos con disgrafía no perciben de forma natural las reglas de la escritura. Es por ello que los maestros usan la instrucción explícita para ayudarlos a aprender esas reglas. Por ejemplo, podrían enseñarles dónde colocar los verbos y los sustantivos en una oración, y cómo y cuándo usar la puntuación.

También podrían enseñar a los estudiantes una señal o pista que los ayude a recordar cuáles son las partes de un tipo particular de escritura, como una historia (esto se llama mnemotecnia). Los maestros podrían entregar a los estudiantes un organizador gráfico para ayudarlos a planear un ensayo.

Un área en la que los chicos con disgrafía a menudo tienen problemas es la transcripción. Esta extensa habilidad incluye la escritura a mano, la mecanografía y la ortografía.

Los maestros pueden usar las técnicas multisensoriales para ayudar a los chicos a mejorar en esa área. La tecnología de asistencia para la escritura también puede ayudar a desarrollar habilidades y a evitar áreas deficientes.

Además, hay varias adaptaciones para la disgrafía que se usan en el aula. Estas incluyen tiempo extendido, esquemas hechos por el maestro para tomar apuntes y contestar las preguntas del examen de manera oral, en lugar de por escrito.

Terapias para la disgrafía

Algunos chicos con disgrafía tienen problemas con el acto físico de escribir. La terapia ocupacional a menudo puede ayudar con esto. Los terapeutas pueden ayudar a mejorar la fuerza de la mano y la coordinación motora fina necesaria para teclear y escribir a mano. También podrían ayudar a los chicos a aprender la posición del brazo y la postura corporal correcta para escribir.

La terapia educacional puede ayudar a los chicos con otros aspectos de la escritura, y los terapeutas pueden enseñar estrategias para que los chicos eviten sus puntos débiles.

Ellos podrían enseñar a los chicos a tener conversaciones positivas consigo mimos para manejar los retos con la escritura. Podrían ayudar a los chicos a establecer metas razonables y relevantes para la escritura. Y además mostrarles cómo dar seguimiento del progreso de sus metas con herramientas visuales. Estas estrategias ayudan a los chicos a abordar las tareas de escritura de maneras que reduzcan la frustración.

Tratamiento para condiciones coexistentes

Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención a menudo tienen más de una condición al mismo tiempo. Es común que los chicos con disgrafía también tengan TDAH, ansiedad y/o depresión. Además, la dislexia a menudo coexiste con la disgrafía.

El tratamiento para el TDAH como el uso de medicación no ayuda directamente con la disgrafía. Pero tratar los síntomas del TDAH, como la falta de concentración, puede ayudar a reducir algunos de los problemas que los chicos tienen al escribir. Lo mismo sucede con los medicamentos ansiolíticos y antidepresivos.

La terapia para estas condiciones también puede ayudar, lo cual incluye la terapia cognitivo-conductual y la terapia conductual.

La dislexia y la disgrafía son muy diferentes, pero hay mucha coincidencia entre ambas. Trabajar en los problemas para leer también puede ayudar con las dificultades para escribir, y viceversa. Existen una serie de enfoques y programas para enseñar a los chicos con dislexia a leer.

Maneras de ayudar en casa

Hay muchas maneras en las que usted puede ayudar a su hijo a desarrollar habilidades para la escritura en la casa. Pruebe los adaptadores de lápices y otras herramientas que faciliten la escritura. Descargue herramientas para ayudar con la escritura a mano y organizadores gráficos para ayudar con las tareas escritas.

 

Leído en: Understood.org

, , , ,

Tabletas y alfabetización, gran binomio

Investigadoras de EE.UU. han desarrollado un estudio de cuatro años con niños de Sudáfrica, Etiopía y EE.UU. que demuestra los efectos positivos en la alfabetización de darles tabletas con aplicaciones educativas. En concreto, niños de Etiopía de entre 4 y 11 años mostraban un conocimiento del inglés similar al de los estadounidenses al entrar a la guardería. 

Durante los últimos cuatro años, investigadoras del MIT (Massachusetts Institute of Technology), la Universidad de Tufts (Boston) y la Universidad Estatal de Georgia (todas de EE.UU.) han llevado a cabo un estudio para determinar si tabletas cargadas con aplicaciones de alfabetización podrían mejorar la preparación para la lectura de los niños pequeños que viven en comunidades con dificultades económicas.

Esta semana, informa MIT News, han presentado los resultados de las tres primeras implementaciones de su sistema, a través de la ONG Curious Learning, creada al efecto. En los tres casos, el rendimiento de los participantes en pruebas estandarizadas de preparación para la lectura indica que el uso de la tableta es eficaz.

Los ensayos examinaron una amplia gama de entornos educativos. Uno se fijó en un par de aldeas rurales de Etiopía sin escuelas y sin cultura escrita; otro, en una escuela de un suburbio de Sudáfrica con una proporción de alumnos por maestro de 60 a 1; y el otro se realizó en una escuela rural de EE.UU. con estudiantes de bajos ingresos predominantemente.

Alfabetización digital Ymagina

Tanto en África como en EE.UU. los estudiantes mejoraron notablemente tras usar las tabletas. Según Cynthia Breazeal, profesora de MIT, y primera autora de la investigación, hay muchas aplicaciones destinadas a niños de ocho años, pero muy pocas para niños más pequeños. Según la teoría de Maryanne Wolf, directora del Centro de Investigación sobre la Lectura y el Lenguaje de Tufts, la capacidad de leer, a diferencia de la capacidad de procesar el lenguaje hablado, no está codificada en nuestros genes. En consecuencia, la formación temprana es esencial para el establecimiento de la maquinaria neurológica de la que depende la propia capacidad para la alfabetización.

El sistema de las investigadoras consiste en una tableta de bajo coste que utiliza el sistema operativo Android. Las investigadoras buscaron las aplicaciones de lectura y escritura disponibles para niños pequeños, e identificaron varios cientos con la calidad suficiente. Los investigadores también desarrollaron su propia interfaz para las tabletas, que otorga a los usuarios acceso sólo a las aplicaciones educativas aprobadas. Recibieron tabletas niños de edades comprendidas entre 4 y 11 años.

Las investigadoras no explicaron deliberadamente cómo funcionaban las aplicaciones, porque el objetivo es hacerlas llegar a 100 millones de niños, y sería imposible explicárselo a todos. Había protocolos preparados para el caso de que no supieran manejarlas, pero en Etiopía por ejemplo, los niños tardaron minutos.

Resultados

Los niños de Etiopía no habían tenido acceso antes al inglés hablado ni a ninguna lengua escrita. Tras un año usando las tabletas, se evaluó su comprensión de aproximadamente 20 palabras de inglés oral, tomadas al azar de aplicaciones cargadas en las tabletas. Más de la mitad de los estudiantes sabía al menos la mitad de las palabras, y todos los estudiantes sabían al menos cuatro.

Cuando se les presentaba una cadena de letras romanas en un orden aleatorio, el 90 por ciento podía identificar por lo menos 10 de ellas, y todos los niños podían suministrar los sonidos correspondientes a al menos dos de ellos. Además, el 35 por ciento de los niños podía reconocer por lo menos una palabra en inglés al verla. Estas cifras más o menos concuerdan con las de los niños que entran en un jardín de infancia en los EE.UU.

En Sudáfrica y EE.UU. los niños también mejoraban notablemente su conocimiento sobre las palabras y los sonidos del habla. Las investigadoras están realizando nuevos estudios en Uganda, Bangladesh, India y EE.UU. En total son 2.000 los niños que han usado las tabletas.

El equipo se centra ahora en determinar qué aplicaciones usan más los niños y cuáles correlacionan mejor con la alfabetización. También están buscando socios para poner en marcha programas piloto de mayor tamaño, con entre 5.000 y 10.000 niños.

“En las últimas dos décadas, los programas de computadoras portátiles se han extendido ampliamente, pero también lo ha hecho el debate acerca de si son rentables y beneficiosos para los resultados educativos”, dice Zheng, profesora de tecnología educativa, en la nota de prensa de la universidad. “Creo que esta tecnología, si se aplica correctamente, vale la pena el coste y el esfuerzo, ya que eleva los logros del estudiante, mejora el compromiso y el entusiasmo entre los estudiantes, mejora las relaciones entre profesores y estudiantes y promueve habilidades del siglo XXI, como el dominio de la tecnología y la resolución de problemas.”

Algunos estudiosos preveían que los ordenadores tendrían un efecto neutral sobre el aprendizaje, igual que la radio, el cine o la televisión. “Sólo con poner un ordenador portátil delante de cada estudiante no se les ayuda”, dice Zheng. “La tecnología no debe aplicarse sólo por la tecnología”.

Pero los programas en los que hay apoyo de y a los profesores, sí que pueden mejorar los resultados educativos. Además, mejoran la escritura de los estudiantes.

 

Por Carlos Gómez, en TENDENCIAS 21

, ,

Ymagina, mejor App educativa en Educación 3.0

La revista Educación 3.0 nos ha distinguido como App destacada del mes de diciembre en su edición digital.

Nos alegra enormemente comprobar la gran acogida que esta teniendo nuestra aplicación tanto en colegios como en los foros  de educación más prestigiosos de habla hispana.

2015-12-17 12.15.39

, ,

Ymagina seleccionada como mejor App del año por THE APP DATE

The App Date, la web de referencia del mundo de las Apps celebró el pasado 15 de diciembre la entrega de premios de los ya consolidados The App Date Awards

Tuvimos el honor de ser seleccionadas entre las 100 mejores Apps de habla hispana del año y asistimos invitados a la gala que se celebró en la sede de la Fundación Telefónica en la madrileña Gran Vía.

 

IMG_9302IMG_9300IMG_9309

 

 

 

 

 

 

 

Las Apps premiadas finalmente han sido Benebene, FroidMe, OvalSound y Badi.   Nuestra enhorabuena a los galardonados.